TRIENAL DE SANTIAGO – presentación de textos

Los siete textos que presento en la carpeta TRIENAL DE SANTIAGO tienen por objeto fijar mi posición sobre el trabajo de construcción de una bienal en Santiago de Chile y corresponden a la producción textual que sostuvo mi trabajo, primero como miembro del grupo de iniciativa y luego como curador asistente de Maricarmen Ramírez, hasta mi renuncia a participar en dicho proyecto, en mayo del 2008.

De los textos presentados, todos los textos, salvo el Informe de Localización fueron producidos como insumos para los debates del grupo de iniciativa. Algunos de estos eran textos que ya habían sido subidos a la página, como es el caso de los tres primeros señalados a continuación.  El segundo bloque de textos fue escrito teniendo como objeto el debate interno y jamás fue pensado para tener circulación pública.

En cuanto a los textos que ya habían sido subidos a la página, el primero de ellos apareció en el 2005 en el libro de propuestas curatoriales de la 5a Bienal de Artes Visuales del MERCOSUR, bajo el título V BIENAL DEL MERCOSUR: ANÁLISIS DE COYUNTURA REGIONAL.

El segundo corresponde a la ponencia que presenté en el 4° Congreso Cultura y Desarrollo, en La Habana, Cuba, en junio del 2005, bajo el título  BIENALES: DEL MONUMENTO SOCIAL A LA PARADOJA IDENTITARIA.

El tercero lo escribí especialmente para la página web, sección Escritos de Contingencia, en marzo del 2006, luego de la realización del coloquio “Del Monumento al Documento”, en el Centro Cultural Palacio la Moneda, bajo el título LA BIENAL YA SE INICIÓ.

Estos dos primeros  textos tienen el valor de anticipar mi preocupación sobre esta cuestión, antes de que el tema de una bienal se instalara en la agenda del sector Cultura en nuestro país. En este sentido, el tercer texto de  este primer bloque, corresponde al momento en que el  deseo de bienal ya comienza a reunir en torno suyo a un grupo de iniciativa que tomará la responsabilidad inicial de hacer reconocer al interior de los aparatos de Gobierno encargados de Cultura, la necesidad de  montar una bienal.

A continuación, presento tres textos  destinados a circular como insumos en los debates internos del grupo de iniciativa, cuyos títulos  NOTAS SOBRE LA TRIENAL, (mayo 2006); TRIENAL DE SANTIAGO. (Notas y comentarios, noviembre 2006)LA TRIENAL DE  SANTIAGO (abril 2007) tuvieron la utilidad de permitir la fijación de criterios de avance y armar presentaciones en diversas instancias de negociación, tales como reuniones con jefes de servicio o la realización de seminarios internos, a través de los cuáles intento instalar las líneas generales del proyecto.

Todos los textos mencionados fueron escritos entre el 2005 y el 2007, motivados por el deseo de instalar la posibilidad de construir una bienal, teniendo en cuenta la experiencia adquirida en el trabajo desarrollado en la 24va Bienal de Sao Paulo, en la 1a, 2a, 3a y 5a Bienal de Artes Visuales del MERCOSUR, la 2a, 3a y 4a Bienal de Lima, así como la 1a Trienal de Poligrafía de San Juan de Puerto Rico.  Sobre todo, esta última experiencia, en la que trabajé como integrante  del equipo liderado por Maricarmen Ramírez, me hizo incorporar una hipótesis desarrollada desde el trabajo que ésta ya había comenzado a  instalar en Austin, cuando trabajaba en el Museo Blanton, pero que continué elaborando de manera radical en el Museum of Fine Arts de Houston, en torno a la autonomía conceptual de diversos procesos de transferencia informativa,  que situaban  al llamado arte latinoamericano en una posición de productividad que las historiografías dominantes no habían logrado reducir en sus diversas empresas discursivas.

Finalmente, incluyo en esta carpeta, INFORME DE LOCALIZACIÓN, que redactó entre los meses de enero y febrero del 2008, a solicitud de la propia curadora general, como un texto destinado a los artistas que serían invitados a participar en esta primera versión de la Trienal de Artes Visuales. El propósito del texto era describir de un modo ya editorializado, definido por un eje que problematizaba las migraciones internas y la producción de ciudadanía, aquellos lugares susceptibles de sostener las experiencias  de residencia dura que caracterizarían el proyecto. En el desarrollo de este informe contó con la colaboración de Paulina Soto, quien fue una atenta lectora del conjunto y participó directamente en la redacción de dos importantes capítulos.

El 19 de mayo del 2008 renuncié a ser curador asistente. Dos días antes ya lo había hecho la curadora general. Las razones que nos condujeron a esta decisión fue la  incapacidad objetiva de parte de la dirección ejecutiva de la trienal, para montar las estructuras indispensables sobre las que debíamos producir una trienal conceptualmente compleja e inédita en su formato.

De esta experiencia fallida he podido confirmar una enseñanza que ya había adquirido, pero que en el contexto chileno los agentes de gestión en artes visuales no habían internalizado; a saber, que es el modelo conceptual de una trienal el que define su modelo de administración correspondiente.

This entry was posted in escritos de contingencia and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.