Justo Pastor Mellado
TEXTO CORTO - ANTONIO GUZMÁN, PINTOR ESCUELISTA.   Imprimir  E-Mail 
escrito por Justo Pastor Mellado   Calificación usuario:starstarstarstarstar / 8
Malo Bueno
Thursday, 24 de January de 2013

A fines de la década del setenta, Ricardo Martín-Crosa escribe su famoso texto “Escuelismo (Modelos semióticos escolares en la pintura argentina)”. Esta es la primera línea de la presentación que escribe Marcelo E. Pacheco en el 2009, para introducir la muestra “Escuelismo, arte argentino de los 90”, en el MALBA. Ante la necesidad de situar el trabajo de Antonio Guzmán, artista chileno, de Valparaíso, que exhibe en Archimboldo, debo realizar la ceremonia de escribir en el surco de un discurso abierto por otros. El repertorio escolar es la base sobre la que operan modelos de armado, ajustado, pegado, recortado, plegado, repetido, que reproducen el efecto fantasmático de iconografías relevadas de manuales de lecturas escolares y libros de cuentos infantiles. En este sentido, Marcelo E. Pacheco declara con extraordinaria lucidez que “reubicar la noción de escuelismo en el contexto artístico de los años 90 implica señalar que varios de los dispositivos de transmisión de conocimiento de la escuela primaria siguen siendo un aspecto rastreable y constitutivo en la instancia de producción de obras, de la selección de materiales, elección de operaciones, actitudes, etc”.

 

 

Antonio Guzmán realiza dibujos coloreados con témpera sobre hojas de cuaderno escolar de ciencias naturales, que eran empleados en Chile –todavía- en la época que éste cursaba sus primeros años de escuela primaria. En los 90, Antonio Guzmán concluye sus estudios de arte en Valparaíso y practica una pintura que podemos denominar “escuelística”, con una fuerte tendencia a representar reproducciones escenográficas circenses, en paisajes de ilustración inglesa de cuentos infantiles. Graciosos personajes intentaban sostener el equilibrio sobre precarias y transitorias edificaciones, resultantes de la disposición ascendente de mesas y sillas, tomadas prestadas de una sala de clases en pleno disfuncionamiento. Veinte años después, ya nada es gracioso. Las mesas y las sillas se han derrumbado y la función transitoria inicial se ha convertido en habitus. Las ilustraciones han perdido el brillo y las páginas de los libros han recibido la sobrecarga de un tiempo administrativo que vuelve amarillas las referencias heroicas a la historia de la infancia.

 

 

La enseñanza primaria de Antonio Guzmán se realizó durante la época de un curioso desplazamiento de poderes educativos, que consistió en el traspaso de la educación pública gratuita, desde el ministerio de educación a las municipalidades, durante la dictadura militar. El Estado subsidia a sostenedores que instalan colegios y liceos como grandes empresas educativas. El espacio escolar se organiza para recibir marchas, formaciones, himnos y ejercicios, que dan origen a una coreografía mínima punitiva, que sella su giro mediante la pronunciación de estrofas marciales que sancionan la función programática de sujetos viriles.

 

 

Antonio Guzmán pinta con materiales de porquería, de baja calidad, con témpera, formando costras homogéneas sobre dibujos en que los detalles de los miembros y de la ropa de los personajes son cromáticamente distribuidos, como si fueran países representados en el mapa físico de un continente. Por esa razón, sobre el formato de hojas de un cuaderno de ciencias naturales, convierte en “paisaje” la contextura de un complejo gestual, en que un maestro con cabeza de burro emergiendo del cuello de su camisa, sostiene boca abajo sobre sus piernas a un escolar, al que golpea con una vara sobre las nalgas. La página está dividida en dos secciones; la de arriba, sin líneas, para dibujar la ilustración; la de abajo, con líneas, para ejecutar las anotaciones dependientes; es decir, la puesta en línea de la cultura invertida en animalización de la función docente.

 

 

La cabeza de burro se constituye en figura ejemplar de una voluntad punitiva que fabrica la disponibilidad yaciente del infans, trasladado a la primaria conjetura de su derrota. No es posible dejar de asociar las imágenes de Antonio Guzmán con la obra de Max Ernst, “La Virgen dando una Zurra al Niño Jesús Delante de Tres Testigos” (1926). ¿Cuál es la derrota de la que se habla en el párrafo anterior? Sin duda, la caída de la continuidad en la historiografía dependiente del modelo marial, que es la trama narrativa que nos determina en el estadio de nuestra enseñanza artística. Cuestión de escolaridad en la investigación de las representaciones del inconsciente cristiano, que inscribe las poses en que por la pintura se visibiliza la historia sagrada. Lo que pone en escena Antonio Guzmán es el reverso de la piedad, realizando una inversión de la devoción. La pedagogía no tendría que ver con maternación alguna, sino con la organización de una represión bien temperada. LA homofonía parcial de la palabra no es casual. Por algo no recurre al empleo de acuarela ni del óleo, en el dibujo, sino que emplea témpera de la más ordinaria, destinada a señalar la preeminencia de la costra seca por sobre los efectos sublimes de las aguadas y los defectos balsámicos de los óleos. En este caso, los materiales son más que significantes y el modelo de intervención gráfica está ya determinado por las condiciones de su manufactura. Lo que está en suspenso es el cuerpo erógeno de la representación; esto es, de la fantasía que sostiene las relaciones entre sexualidad y civilización. Esta es una cuestión que aborda analíticamente Freud en “Pegan a un niño. Aportación al conocimiento de la génesis de las perversiones sexuales”, de 1919. Es decir, el azote como escena habilita la destitución del amor; en este caso, la destitución de la representación edificante. La derrota conjeturada hace un momento adquiere un espesor que introduce los deseos incestuosos y la culpa, a través de la modificación del enunciado, “yo soy azotado por mi padre”, en un solo movimiento, como condiciones del goce masoquista y la Ley, articulando en un mismo acto, mesura y desmesura.

 

Justo Pastor Mellado.

Última modificación ( Thursday, 24 de January de 2013 )

quien esta en linea
Hay 4 invitados en línea

nos han visitado desde septiembre 2005
1581866 Visitantes

ingresar al sitio
Usuario

Contraseña

Recordarme
¿Recuperar contraseña??
¿Quiere registrarse? Hágalo aquí